lunes, 31 de octubre de 2011

Samhain

Samhain es una festividad celta que marca el inicio del año nuevo espiritual. Se celebra la noche del 31 de octrubre. En este momento las leyes mundanas del tiempo y el espacio están temporalmente suspendidas y la barrera entre los mundos desaparece. El velo que divide el mundo de los espíritus del mundo fisico en el que vivios, es más delgado y tenue en este momento que en ninguno otro del año. El tiempo queda abolido y el mundo de los muertos se abre a los vivos. Para los celtas, que sólo distinguían entre dos estaciones (verano e invierno), Samhain que significa etimológicamente ‘el final del verano’ representaba el comienzo del invierno. Se acababa el tiempo de las cosechas y a partir de entonces los días iban a ser más cortos y las noches más largas. Por eso, los celtas celebraban importantes festivales para dar la bienvenida al Año Nuevo. Al anochecer de cada 31 de octubre, la costumbre era dejar comida y dulces fuera de sus casas y encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol, en las Tierras del Verano. En la noche de Samhain los vivos y los muertos podían comunicarse. Las barreras que los separaban desaparecían en aquel momento mágico. Lo bueno era que los espíritus de los antepasados podían aconsejar a los vivos sobre el futuro, pero lo malo era que también se convocaban a los espíritus maléficos. Por eso, los druidas ordenaban encender hogueras para ahuyentar a estos últimos.